NOTICIAS

La OCDE y el CAF publican recomendaciones para fomentar el crecimiento de las pymes en América Latina

Madrid, 29 de abril de 2019 (ANCI).- Las pequeñas y medianas empresas (pymes) generan el 60 % del empleo productivo formal en América Latina y el Caribe y representan el 99,5 % de las compañías en la región, señala informe Índice de Políticas PYME: América Latina y el Caribe 2019, un informe elaborado por el CAF y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en el que se proporcionan una serie de recomendaciones para fomentar el crecimiento de este tipo de sociedades.

“Los Gobiernos en América Latina han acumulado una significativa experiencia en políticas para las pymes, sin embargo, todavía enfrentan desafíos importantes en cuanto a una mayor integración de las agendas de desarrollo de las mismas en las estrategias nacionales de desarrollo”, subraya el CAF en un comunicado.

Por este motivo, tanto el CAF como la OCDE han elaborado un informe en el que se examina el panorama de políticas para el desarrollo de este tipo de compañías en siete países de la región, concretamente, los cuatro miembros de la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú) y Argentina, Ecuador y Uruguay.

Hallazgos clave

A pesar de la notable heterogeneidad, cada uno de los siete países han acumulado una significativa experiencia en materia de políticas para las pymes, entre las que se incluyen aquellas destinadas a mejorar el clima de negocios en general y proporcionar apoyo directo a este tipo de sociedades. En el plano horizontal, han dado prioridad a las medidas para reducir la burocracia y simplificar los procedimientos administrativos, incluso mediante el uso generalizado de servicios de gobierno electrónico. Adicionalmente, han lanzando medidas orientadas para mejorar la productividad, la innovación y la digitalización con objetivos generales como reducir la dependencia de las materias primas y el petróleo, desarrollar manufacturas avanzadas y actividades de servicios, promover mejoras tecnológicas y profundizar la integración en cadenas de valor regionales y globales.

Sin embargo, la evaluación señala que existen desafíos para la planificación de políticas, la implementación y la evaluación de su impacto, especialmente cuando los Gobiernos intentan equilibrar los múltiples objetivos relacionados con la transformación económica, la generación de empleo y la reducción de la pobreza y la desigualdad.

“Lograr un equilibrio eficaz requiere el diseño y aplicación de programas dirigidos a diferentes segmentos de la población de las pymes, así como gestionar una gama más diversa de iniciativas, invertir más recursos y participar en un diálogo más amplio con varias categorías de pyme. La evaluación recomienda que esto se lleve a cabo en el marco de una política hacia el sector de las pymes que apoye y promueva la transformación productiva, pero que también aborde el tema de la informalidad y responda a las necesidades básicas de la vasta población de microempresas”, destaca el documento elaborado por la OCDE y el CAF.

Además, la evaluación encuentra que la medición de la efectividad de las políticas a través de la monitorización y evaluación es un área particularmente débil. Esto es importante porque, a pesar de que cuando las puntuaciones del Índice de Políticas PYME muestran un sólido nivel de implementación de las mismas, el impacto real de dichos esfuerzos programáticos en muchos casos queda por verse.

“En general, los hallazgos y recomendaciones de este informe se entregan en respuesta a la gran demanda de responsables de políticas en la región de América Latina y el Caribe de obtener asistencia para aprovechar mejor las políticas para las pymes como herramienta para el desarrollo económico sostenible”, añade el texto. ANCI

 

Noticias relacionadas

Share This
Ir al contenido