NOTICIAS

El EIMA, en cinco retos para las ciudades

Las ciudades han protagonizado uno de los espacios del Encuentro Iberoamericano sobre Desarrollo Sostenible de este 30 de noviembre. Bajo el título de diálogos locales desde los compromisos globales, representantes de ciudades como Madrid, Barcelona, Asunción, San Salvador, Montevideo, Belo Horizonte o Brasilia han aportado sus ideas a los retos y oportunidades que las oportunidades tienen en la lucha por un desarrollo sostenible. Desde ANCI, destacamos cinco:

  1. Redescubrirse: lo contaba el representante de Brasilia, Carcius Azevedo, al hablar de una ciudad planificada para 500.000 habitantes que habitan más de dos millones: hay que profundizar en el conocimiento sobre la ciudad. Así lo aseveró también Andrea de Nigris, quien dio voz a Montevideo, y recordó que las estrategias nacionales en materia ambiental tienen el riesgo de dejar a un lado las particularidades de las regiones que conforman el país. Así, el estudio de la ciudad, de sus capacidad, es crucial, tanto como encontrar socios estratégicos en este proyecto que permitan un trabajo lo más riguroso posible, que permita conocer la ciudad antes de aplicar cualquier medida.
  2. Aceptarse: aunque suene a tópico, hay que aceptar las condiciones y el espacio en el que la ciudad existe. La naturaleza es parte de la vida que transforma la ciudad y como tal la moldea. De ahí que, por ejemplo, Gustavo Candia, representante de Asunción, insistiera en la necesidad de mirar retos como la resilencia y la sostenibilidad desde una óptica humana, tanto en la forma de trabajar por ellos como al localizar las causas. En esa humanidad, es necesario que el ciudadano se empodere, que pueda disfrutar del derecho a la ciudad como enfatizó Janet Sanz del Ayuntamiento de Barcelona.
  3. Aprovechar su capital social. Conocida y asumida la ciudad, se abren diversas opciones de trabajo, puertas y sinergias que estaban latentes pero no evidentes en la urbe. De ahí que como recordó Isabela Velázquez la ciudad tiene la capacidad de innovar y en ella está quien tiene la capacidad de encomendarle cuáles son las innovaciones necesarias: el ciudadano. Así, como recordó el representante de San Salvador, Mario Durán, hay que promover espacios públicos, espacios de intercambio. Aquellos en los que se pueda bailar o conversar, vivir y compartir intergeneracionalmente, como indicó De Nigris.
  4. Comunicar. Para cumplir estos retos hay que comunicar de dos formas. Por un lado, la ciudad debe escuchar y promover vínculos con la ciudadanía y entes superiores de gobierno, debe conversar y conocer para implementar las medidas pertinente ante los retos globales. Sin embargo, los retos deben ser narrados a la ciudadanía para evitar interpretaciones y acciones perjudiciales. Como enfatizó Stephania Aleixo hay que contar los grandes retos globales para abordarlos desde lo local.
  5. Conectar. De este modo la ciudad unida con sus pares puede enfrentar retos como el del desarrollo sostenible. Sin embargo, para ello debe aprender a compartir con otros lo descubierto, lo aprovechado y lo fracasado. A confiar. Las redes de ciudades y la diplomacia desde lo local son oportunidades en auge, como destacó Aleixo. Con este intercambio de realidades y de expectativas, las ciudades tienen un nuevo potencial para trabajar, unidas, por los retos globales.

Noticias relacionadas

Share This
Ir al contenido