NOTICIAS

Para las ciudades del mundo, los temas culturales son la clave de un futuro sostenible y justo

*Comunicado final de la 3ª Cumbre de Cultura de CGLU celebrada del 3 al 5 de abril en Buenos Aires.

Buenos Aires, abril de 2019 (CGLU).- La 3ª Cumbre de Cultura de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU), albergada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires entre los días 3 y 5 de abril de 2019, ha puesto de manifiesto que es en las ciudades donde se puede hacer realidad un modelo de desarrollo sostenible anclado fuertemente en la cultura. Ciudades de todo el mundo, representadas por sus gobiernos locales y por activistas y organizaciones de la sociedad civil, se han reunido para reafirmar su compromiso con el acceso y la participación en la vida cultural como derecho universal y con la cultura como marco interpretativo de las realidades contemporáneas.

El motor de esta Cumbre es la Comisión de Cultura de CGLU que reúne desde 2004 a centenares de ciudades y gobiernos locales y regionales que abogan por visibilizar el papel de la cultura en el desarrollo sostenible y por fomentar la garantía de los derechos culturales para todas las personas. Herramientas como la guía Cultura 21 Acciones, que traduce este discurso en actividades prácticas, han permitido innovar en políticas, favorecer el intercambio de experiencias y dar visibilidad a estos procesos.

La convicción de estas ciudades se basa en numerosas experiencias que demuestran que las actividades culturales permiten a las personas construir ciudadanía y a las comunidades construir significado y situarse en el mundo, empoderarse, dialogar, abordar situaciones conflictivas, y construir la paz. Los agentes y las prácticas culturales, las artes y el patrimonio también generan empleo y riqueza, dan visibilidad a grupos minoritarios y territorios periféricos, y permiten reconocer los conocimientos tradicionales clave para un fuerte vínculo entre cultura y naturaleza.

En un contexto global marcado por conflictos crecientes que conllevan discursos de odio y fomentan confrontación, la 3ª Cumbre de Cultura de CGLU apuesta por facilitar la inclusión de voces diversas en el desarrollo de políticas, la construcción de políticas culturales basadas en el pleno respeto por los derechos humanos, y el fomento de la igualdad de género y la lucha contra las discriminaciones de todo tipo como ejes imprescindibles para las sociedades pacíficas en las que florece la creatividad desde la diversidad. Entender la cultura como cuarto pilar del desarrollo pone además a los jóvenes en el centro de las decisiones como actores de pleno derecho, agentes de cambio y transformación social. Nos aboca a la plena participación de las mujeres, y la definición de modelos de gobernanza y creación cultural que se basen en la colaboración entre esferas de gobierno y todos los demás actores, encontrando equilibrios y ejemplificado en la convivencia entre los programas institucionales, comerciales e independientes.

La Cumbre de Cultura se celebró por primera vez junto a la reunión del Buró Ejecutivo de CGLU, contando de esta forma con la participación de jefes de gobierno de numerosas ciudades y representantes de asociaciones de gobiernos locales y otras organizaciones de todo el mundo. Esta fórmula ha permitido confirmar que la reflexión sobre la cultura en las ciudades no está aislada, sino que se vincula al resto de retos a los que se enfrentan las ciudades. Estamos convencidos que esta transversalidad nos permite desarrollar políticas más eficaces.

Desde la 3ª Cumbre de Cultura de CGLU se hace un llamado a las Naciones Unidas, sus estados miembros y el resto de la comunidad internacional para reforzar la atención a la cultura en la Agenda 2030, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la Nueva Agenda Urbana y la Agenda de Cambio Climático. La transformación necesaria para alcanzar los ambiciosos objetivos comunes trazados no podrá conseguirse sin un anclaje fuerte en las comunidades con la cultura como herramienta de cohesión, transformación y esperanza. Las ricas y diversas experiencias que alberga la Ciudad de Buenos Aires en materia de paridad de género y derechos culturales, transformación social, jóvenes y cultura independiente, así como las numerosas experiencias de las ciudades y los actores participantes en la Cumbre, son testimonio de las infinitas posibilidades que las políticas culturales ancladas en memoria, derechos, diversidad, igualdad e innovación pueden ofrecer a las futuras generaciones en la construcción de un futuro sostenible.

Noticias relacionadas

Share This
Ir al contenido